Domingo 20 Agosto 2017

Nacido el 4 de noviembre, 1956, y criado en “Saint Mary’s Ridge”, Wisconsin, USA, Mons. Robert Herman Flock, trabajó por 25 años como misionero en la Arquidiócesis de Santa Cruz, el 31 de octubre fue nombrado por su Santidad Benedicto XVI Obispo Auxiliar de Cochabamba y fue posesionado el 17 de enero del 2013, el 4 de noviembre del 2016, el Papa Francisco designó a Mons. Robert como nuevo Obispo de la Diócesis de San Ignacio de Velasco y este jueves 02 de febrero fiesta de la Presentación de Jesús en el templo y Jornada de la Vida Consagrada asumirá como Obispo de la Diócesis de San Ignacio de Velasco.

 

A dos días de ser Posesionado como Nuevo Obispo de la Diócesis de San Ignacio de Velasco, conversamos con Mons. Roberto Flock, quien nos habla de sus temores, sus impresiones y de los grandes desafíos que se vienen de aquí en adelante.

Entrevista

1 ¿Qué opinión le merece cambiar a una Jurisdicción diferente a la que se encontraba, antes en los valles ahora en el Oriente?

Desde que nuestro Señor Jesucristo envió a los primeros Apóstoles, ellos han sido misioneros, en cumplimiento de su propio mandato: “Vayan y hagan discípulos de todos los pueblos…”. Así es algo normal en la Iglesia, especialmente en Bolivia, que recibe muchos más misioneros que envía.

Cuando vine a Bolivia en 1988 para ayudar en la Parroquia de La Santa Cruz, no tenía la intención quedarme, pero con el paso de los años, me parecía que esto era mi vocación, lo mismo que ser Sacerdote. Ahora, como Obispo y misionero, tengo que estar disponible por lo que la Iglesia, y por consiguiente, el Señor me pide.

Ha sido sumamente enriquecedor para mí poder compartir la Misión en Santa Cruz, a lado de tan buena gente en la Parroquia (P. Eduardo Penchi y nuestro equipo pastoral), como también en los diferentes servicios en la Arquidiócesis, con el Cardenal, los Obispos, Sacerdotes, Religiosos y otros.

Venir a Cochabamba significaba un gran cambio de cultura, tanto del pueblo, como de la Iglesia. No conocía a casi nadie, pero con Mons. Tito, Mons. Óscar, el Clero y el pueblo me acogieron. Estos 4 años ha sido también una experiencia grande ser parte de esta Iglesia y contribuir algo en su caminar. Ya me siento en casa en la Llajta.

Sin embargo, creo que con los 25 años en Santa Cruz, soy más preparado para el Oriente de Bolivia, y confío que la bondad del Señor me acompañará en San Ignacio como en toda mi vida.

2 ¿Qué opinión le merece el ser ahora Obispo en una Diócesis donde existe uno de los valores patrimoniales más grandes de la humanidad, como son las Misiones Jesuíticas?

El trabajo misionero y la fe enraizada de las misiones jesuíticas siempre me ha inspirado; por eso había incorporado algunos elementos en el diseño del nuevo templo parroquial que me tocó construir para La Santa Cruz. El fruto de la labor pastoral de los últimos pastores es también evidente en la religiosidad del pueblo. Ahora tengo ganas de conocer todo esto más de cerca y si Dios permite, también dejar huellas de vida y fe en esta porción del pueblo de Dios.

3 A nivel personal. ¿Qué siente usted que le pide Dios con este cambio?

Una nueva misión siempre trae un poco de temor y temblor, junto con las ganas de servir al Señor en su pueblo y en su Iglesia. En mi experiencia, siempre encontramos buenos compañeros con quienes compartimos la Misión y la lucha, como también las alegrías propias de caminar en nombre del Señor Jesucristo.

4 ¿Cuáles son los grandes desafíos que se vienen para usted de aquí en adelante?

Según entiendo hasta ahora, en primer lugar, tenemos el desafío de pastorear la jurisdicción eclesiástica con el territorio más grande de Bolivia, con 197,000 kilómetros cuadrados, 6 veces más que la Arquidiócesis de Cochabamba, 4 veces la de Santa Cruz. No soy piloto como Mons. Carlos Stetter, pero me alegro por el nuevo pavimento entre Concepción y San Ignacio y el anunciado proyecto de pavimentar la carretera entre San José de Chiquitos y San Ignacio.

Para esta misión somos pocos los obreros, por lo que necesitamos potenciar la pastoral vocacional y quizás la tarea de los laicos, además introducir el diaconado permanente. Sin embargo, a diferencia de los Vicariatos de Ñuflo de Chávez, Camiri y otros, San Ignacio ya es Diócesis con su propio clero y un buen grupo de religiosos y religiosas que nos acompañan. Son pocos los seminaristas actuales.

Hay un patrimonio que ayuda con el desafío económico, pero a su vez éste requiere atención administrativa que pueda distraer de la misión pastoral y evangelizadora, y distorsionar la naturaleza de la Iglesia y la corresponsabilidad de los laicos. Me alegro que Mons. Stetter se quede para ayudarme en ambas dimensiones.

Seguramente descubriré otros desafíos al conocer mejor la realidad y las comunidades dispersas. En toda Bolivia hay grandes desafíos para “pastorear el rebaño” y animar el auténtico discipulado cristiano en los bautizados, expresó.

HOJA DE VIDA

Nombre completo y apellidos: Robert Herman Flock
Biografía:

Nacido el 4 de noviembre, 1956, y criado en “Saint Mary’s Ridge”, Wisconsin, USA, Parroquia “Natividad de la Virgen María”, y colegio parroquial para primaria (1-8):

Mis Padres: Sylvester Flock y Ramona Bever (Fallecidos)
Hermanos mayores: Tony, Kitty, Roxanne, Mary Jo
Hermanos menores: Mark, Tim, Jenny, Lisa, John, Bill

1970-1971: Seminario “Holy Cross” (La Santa Cruz) en La Crosse, Wisconsin:

1971-1974: Seminario “Holy Name” (Santo Nombre de Jesús) Madison, Wisconsin: (Bachillerato)

1974-1976: Universidad Católica de Edgewood, Madison, Wisconsin (Residencia Holy Name Seminary):

1976-1978: Seminario y Universidad: “Saint Francis de Sales, Milwaukee, Wisconsin: Bachillerato de Bellas Artes en Psicología:

1978-1983: Seminario “Colegio Americano del Nord” y Universidad Gregoriana en Roma: Licenciatura en Teología Bíblica, Magna Cum Laude

9 de Julio, 1982: Ordenado Sacerdote, Catedral de San José Obrero, La Crosse, Wisconsin.

1983-1988: Vicario Parroquial “Our Lady of Peace” (Nuestra Señora de la Paz, Marshfield, Wisconsin, y simultáneamente: Capellán y Profesor de Religión: Columbus High School.

1985-1988: Párroco: Parroquia “Saint Stephen” (San Esteban), Chili, Wisconsin (sin dejar lo anterior).

13 de Julio, 1988: Llegada a Bolivia para trabajar en la Parroquia “La Santa Cruz”, en Santa Cruz.

1988 Clases para mejorar el castellano, en el Instituto de Idiomas de Maryknoll, Cochabamba: Desde mediados de julio hasta mediados de octubre, 1988.

1988-2000: Vicario Parroquial: “La Santa Cruz”

1990-2002: Profesor de Biblia y Teología: Seminario San Lorenzo (y para Ciencias Religiosas en la Universidad Católica en Santa Cruz).

1989-2000: Encargado de la Comisión Arquidiocesana de Pastoral Vocacional de Santa Cruz

1989-2012: Miembro nato del Consejo Presbiteral de Santa Cruz (por diversos cargos)

2000-2013: Párroco: Parroquia “La Santa Cruz”, Santa Cruz

1997-2005: Vicario Episcopal, Vicaría San Lorenzo

2003-2012: Secretario Ejecutivo de la Comisión Sinodal para el II Sínodo Arquidiocesano de Santa Cruz.

2003-2012: Vicario General de la Arquidiócesis de Santa Cruz

25 de Junio, 2012: Nombrado “Prelado de Honor” por su Santidad, Benedicto XVI.

31 de Octubre, 2012: Nombrado Obispo Auxiliar de Cochabamba, por su Santidad, Benedicto XVI

17 de Enero, 2013: Consagrado Obispo, por Mons. Tito Solari, SDB, en la Catedral Metropolitano de Cochabamba

Durante estos casi 4 años como Obispo Auxiliar de Cochabamba he podido visitar casi todas las parroquias, siendo encargado de acompañar las Vicarías Foráneas de Sacaba y Chapare desde mediados del 2015.

Julio 2013: Nombrado Presidente de la Fundación del Hospital Cuchieri (expropriado por el Municipio de Colcapirhua) y de la Fundación del Centro de Rehabilitación de Cochabamba (CERECO) en proceso de disolución.

Julio 2013-Diciembre 2015: Vicario General de la Arquidiócesis de Cochabamba.

4 de Noviembre, 2016: Nombrado Obispo de la Diócesis de San Ignacio de Velasco, por su Santidad Papa Francisco.

Libros Publicados:

“La Biblia según la Biblia”, Verbo Divino, 2007

“Arco Iris de la Nueva Alianza”, Verbo Divino, 2010

“Canten al Señor un Cántico Nuevo”: publicación propia, con la colaboración musical de Adán Chavarría, actualmente con más de 50 canciones para la liturgia y la evangelización.

Fuente: Arquidiócesis de Santa Cruz de la Sierra

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre