Miércoles 21 Noviembre 2018

Con una Celebración Eucarística, en la Catedral de San Sebastián, la familia y comunidad de hermanas de Jesús María cerraron su año jubilar, por los 200 años de creación de esta Congregación religiosa.

Esta celebración reunió a las religiosas y obras de esta congregación, de todo el país. Así juntos en comunidad, en los 5 departamentos donde realizan su misión, recordaron la figura de su santa fundadora Claudina Thévenet.

P. Marcelo Bazán, que presidió la celebración, agradeció por la labor que desempeñan y la huella que han dejado en tantos hermanos y hermanas. Así mismo el Sacerdote Jesuita, Antonio Menacho, recordó su primera etapa escolar en al que las hermanas le enseñaron un Dios que es amor y no un Dios castigador.

La celebración estuvo concelebrada por siete sacerdotes amigos de la comunidad, quienes también valoraron el caminar de estas mujeres entregadas a Dios que trabajan por el bien de los niños y jóvenes, en una formación intelectual y espiritual.

Para esta congregación su principal objetivo es la educación de los niños y de los jóvenes, con una clara preferencia por los más desfavorecidos. Su pedagogía se basa en el amor, en la bondad, en la atención a cada persona y en el espíritu de familia. El 3 de febrero de 1837, un viernes, a las tres de la tarde, muere en la casa de Fourvière. Claudina había tenido una experiencia de Dios, se dio totalmente a Él. Sus últimas palabras: “Qué bueno es Dios” indican el talante de esta gran mujer que se dejó guiar por el Espíritu Santo.

Carta Pastoral 2017

pcp

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre