Miércoles 21 Noviembre 2018

En la mayoría de parroquias hay un coro o un ministerio de música que son los encargados del servicio litúrgico durante los domingos en la Santa Misa, sin embargo, el coro o ministerio que a veces no cumple la misión de ser músicos de Dios.

A continuación 5 consejos, tanto litúrgicos como espirituales, para aquellos que le sirven a Dios a través de la música.

1. Reconocer que somos instrumentos del Señor

Tal vez nos hemos topado en el coro con algún cantante o un músico que quiere ser la estrella, el que salmodie solamente en Pentecostés, o en alguna otra solemnidad, aquel que siempre quiere figurar en el coro, que su voz resuene más que la de los demás, el que quiere hacer solos de guitarra en la misa, etc…
Para aquellos músicos, este primer consejo que es espiritual: la Santa Eucaristía, no es un acto en el cual nosotros demostramos nuestros dotes y talentos a los demás. Es un sacramento en el cual Cristo se hace presente, en cuerpo alma y divinidad bajo las especies del Pan y del Vino. Por lo tanto, la misa no es un concierto. El centro de la Misa es Cristo, la estrella es Él.

Para contrarrestar este problema, se recomienda la oración de san Francisco de Asís: «Señor hazme un instrumento de tu paz…» Si buscas la fama, los aplausos, los fans, estás perdiendo el tiempo. Inviértelo en algo mejor, aunque no hay nada mejor que cantarle a Dios.

2. Discernimiento

Como músicos de Dios, se bebe discernir todo el tiempo, tanto en el diario vivir, como en el servicio litúrgico, para poder cumplir con excelencia la misión de músicos católicos. Es difícil, pero no imposible, ser buenos músicos de Dios. Acudir constantemente a los sacramentos, la lectura diaria de la Palabra de Dios y el rezo del santo rosario es de vital importancia espiritual.

El discernimiento para los cantos se da siempre y cuando se abra el corazón a la acción del Espíritu Santo antes y durante del servicio litúrgico. Discernir qué canto hacer para que se relacione con las lecturas del día, con el Evangelio, con la reflexión del sacerdote. La pregunta para discernir los cantos es: ¿qué quiere decirnos el Señor hoy? No podemos realizar cualquier canto, el primero que nos llegue, o el que es más bonito. Nada de eso. Los cantos, han de ser siempre producto de la inspiración divina en los músicos y no de sus gustos personales.

Recuerda no convertir la Misa en un concierto, debes hacer bien tu trabajo, nunca te alegres por hacer las cosas a medias, planifica siempre los cantos para el servicio y tampoco critiques algún canto, porque es muy viejo o el ritmo parece fúnebre. Recuerda siempre que es Dios quien habla cantando.

3. Ora y estudia

La oración es el combustible del corazón, sin ella, no se puede seguir el camino en el Señor. Un cristiano que no dedique un momento de su día a la oración está perdiendo su batalla espiritual. Debemos orar todos los días, comunicarnos con Dios en todo lugar y en todo momento. No buscar excusas, para no orar. «Quien dice que no ora por falta de tiempo, no le falta tiempo sino amor» (San Juan Pablo II).

¿Estudiar? sí hay que estudiar, pero… ¿estudiar qué? Música, liturgia, magisterio de la Iglesia, vida de santos, hay mucho por estudiar. En el coro, se debe dar algunas nociones musicales a todos los integrantes, se debe estudiar el Catecismo de la Iglesia Católica, el Concilio Vaticano II, el «Musicam Sacram», entre otros documentos eclesiales, que hablen sobre la música.

4. No ser superficiales

La misión de los músicos de Dios no es solamente cantar la misa, la hora santa, los conciertos, etc. El coro debe enseñar a las demás personas, música y canto. De igual modo también pueden dar charlas sobre liturgia y música –según el nivel de formación que lleven– en otras parroquias a coros o ministerios que se están iniciando en este hermoso servicio. Además procurar en realizar visitas a los ancianitos y hospitales para llevar la alegría del Evangelio.
El coro también debe ayudar en la organización de procesiones en Semana Santa, las novenas decembrinas, las fiestas patronales entre otras actividades parroquiales. El coro o ministerio no solo canta la Misa los domingos.

5. Cantar al Señor, más que con la voz, con la vida misma

Cantemos al Señor el cántico del amor
«Cantad al Señor un cántico nuevo, resuene su alabanza en la asamblea de los fieles. Se exhorta a cantar al Señor un cántico nuevo. El hombre nuevo sabe lo que significa este cántico nuevo. Un cántico es expresión de alegría y, considerándolo con más atención, es una expresión de amor. Por esto, el que es capaz de amar la vida nueva es capaz de cantar el cántico nuevo. Se debe, pues, conocer en qué consiste esta vida nueva, para que podamos cantar el cántico nuevo. Todo, en efecto, está relacionado con el único reino, el hombre nuevo, el cántico nuevo, el Testamento nuevo. Por ello el hombre nuevo debe cantar el cántico nuevo porque pertenece al Testamento nuevo

Nadie hay que no ame, pero lo que interesa es cuál sea el objeto de su amor. No se nos dice que no amemos, sino que elijamos a quien amar. Pero, ¿cómo podremos elegir, si antes no somos nosotros elegidos? Porque, para amar, primero tenemos que ser amados. El apóstol Juan dice: Él nos amó primero. Si buscamos de dónde le viene al hombre el poder amar a Dios, la única razón que encontramos es porque Dios lo amó primero. Se dio a sí mismo como objeto de nuestro amor y nos dio el poder amarlo. El apóstol Pablo enseña de manera aún más clara, cómo Dios ha dado el poder amarlo: El amor de Dios dice ha sido derramado en nuestros corazones. ¿Por quién ha sido derramado? ¿Por nosotros, quizá? No, ciertamente. ¿Por quién, pues? Por el Espíritu Santo que se nos ha dado.

Teniendo, pues, tan gran motivo de confianza, amemos a Dios con el amor que de él procede. Oíd con qué claridad expresa San Juan esta idea: Dios es amor y quien permanece en el amor permanece en Dios, y Dios en él. Sería poco decir: El amor es de Dios. Y ¿quién de nosotros se atrevería a decir lo que el evangelista afirma: Dios es amor? Él lo afirma porque sabe lo que posee.

Cantar con la voz y con el corazón, con la boca y con vuestra conducta: Cantar al Señor un cántico nuevo. ¿Se preguntan qué alabanzas hay que cantar de aquel a quien aman? Porque, sin duda, quieren que su canto tenga por tema a aquel a quien aman. ¿Cuáles son las alabanzas que hay que cantar? Han oído: Cantad al Señor un cántico nuevo. ¿Se preguntan qué alabanzas? Resuene su alabanza en la asamblea de los fíeles. Su alabanza son los mismos que cantan. ¿Quieren alabar a Dios? Vivan de acuerdo con lo que pronuncian sus labios. Ustedes mismos serán la mejor alabanza que podrán tributarle, si es buena su conducta”. De los Sermones de San Agustín, obispo (Sermón 34, 1-3.5-6; 41, 424-426).

Por último, oración de san Ignacio de Loyola:
«Señor, enséñame a ser generoso; enséñame a servirte como mereces: a dar y no contar el costo, luchar y no hacer caso de mis heridas, trabajar y no hacer caso de mis heridas, trabajar y no buscar descanso, desgastarme y no pedir recompensa, más que conocer que hago tu voluntad. Amén».

catholic-link.com
Jhan Sayago. Músico católico

Carta Pastoral 2017

pcp

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre