Martes 11 Diciembre 2018

Hoy por la mañana, la Conferencia Boliviana de Religiosas y Religiosos emitió un comunicado en relación a la situación que vive la religiosa de la Congregación de las hermanitas de los Ancianos Desamparados que tiene detención preventiva.

El Pbro. Osvaldo Chirveches S.J. Presidente de la Conferencia Boliviana de Religiosos hizo lectura de este comunicado que remarca la preocupación por la situación que vive la religiosas que se encuentra en detención preventiva. Además expresó que la labor de los religiosos y religiosas es de brindar mejores condiciones de vida a los demás. Se invitó además que se pueda trabajar en los cansancios y tenciones para brindar un mejor servicio misionero.

Comunicado a la opinión pública de la Vida Religiosa en Bolivia

Reciban un saludo fraterno como Junta Directiva Nacional de la Conferencia Boliviana de Religiosas y Religiosos y el deseo que la sabiduría del Espíritu de Dios acompañe nuestras acciones y decisiones en todo momento.

Queremos hacer conocer nuestra profunda preocupación por la situación en la que se ha visto inmersa la comunidad y una hermana de la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados al ser acusada, y ahora detenida preventivamente, por un acto de agresión a un anciano que vive en el Asilo San Ramón de La Paz.

Nuestra inquietud nace por la manera en la que se está manejando esta situación, que nos parece desmesurada, y por cómo está viviendo estos días nuestra hermana. Hemos estado orando por ella, su familia, su comunidad religiosa y los ancianos del Asilo. Al mismo tiempo, dialogamos entre nosotras-os y consultamos a quienes han estado apoyando y asesorando a las hermanas desde la Conferencia Episcopal Boliviana palabras, apoyo y compañía que agradecemos sinceramente. También nos sumamos al comunicado que nuestros hermanos Obispos hicieron el viernes pasado.

Vemos oportuno y necesario proponer algunas ideas y criterios que les pedimos consideren:

1. El Asilo San Ramón lleva 109 años en funcionamiento que equivale a decir que sus puertas acogieron por mucho tiempo a personas adultas mayores dando señales claras de dedicación por quienes se ampararon o pidieron ser amparados en el mismo. Este largo camino supone pensar y buscar la manera de sostener la atención y cuidados en alimentación y medicamentos, junto al cobijo. Esta tarea se realiza encabezada por las hermanas y es valorada y alentada por quienes han confiado a su cuidado a sus seres queridos y por quienes han llegado derivados por otras instancias por no tener quien les acoja en un hogar. A ello se suma la tarea silenciosa pero eficaz de muchas bienhechoras y bienhechores que ahora quieren expresar su palabra sin dejar de colaborar con esta obra.

2. Es una tarea diaria el dar medicamentos y alimentos a los ancianos y ancianas, además que se hace con espíritu de servicio y buscando que la persona viva con dignidad este tiempo de su vida. Por ello, lo que hacía la hermana cuando atendía al anciano no era otra cosa más que hacerle el bien y atenderle como ellas han hecho desde los inicios del Hogar hasta hoy, y confiamos sigan haciéndolo en adelante. En ese contexto de atención y cuidado se dio la acción de la hermana, quien reconoce su error y ya pidió se le comprenda y perdone. Confiamos que se pueda entender este pedido y que estas labores suponen no solo conocimientos y tiempo sino también una fe que sostiene tal espíritu de servicio.

3. Mientras esperamos que la hermana pueda ser beneficiada por la cesación de la detención preventiva queremos sacar algunas enseñanzas de esta situación que nos entristece. Les pedimos a nuestras hermanas y hermanos religiosas y religiosos a que trabajen en manejar el cansancio y las tensiones en nuestros servicios en favor de los más pobres de toda edad, pues no buscamos reconocimiento sino que las personas vivan. Al mismo tiempo sepan que tanto las hermanas del Asilo San Ramón como todos los demás consagrados y personas laicas seguiremos trabajando con el mismo espíritu de servicio y afecto con quienes servimos día a día.

4. Pedimos que escuchen la voz de las ancianas y ancianos acogidos en el hogar, así como a los bienhechores que valoran el trabajo esforzado de las hermanas y las comodidades que ellas han conseguido para atender a quienes acogen en el Asilo. Esperamos que pueda comprenderse que las pruebas utilizadas requieren ser mejor trabajadas y ampliadas en su contenido, porque recaen sobre la hermana lesiones que no son atribuibles a ella pues acaecieron en tiempo anterior por lo que corresponde al médico forense ampliar su informe. También pedimos se comprenda lo sucedido sin olvidar la trayectoria de servicio de las hermanas en el este espacio de servicio, una vida y trayectoria pesa más que un hecho.

5. Sabemos que en varios lugares están orando para que estos días de preocupación encuentren paz tanto para las hermanas como para las familias de los ancianos y ancianas del Asilo. Por ello queremos valorar la presencia cercana de diversas personas que hacen compañía a la hermana, alientan a las hermanas, visitan y atienden a los ancianos y siguen colaborando en el sustento del Asilo. Sepan que cuentan con nuestro agradecimiento a Dios por sus vidas.
Confiamos en que estos días de inquietud y preocupación pasarán y se abrirán nuevos días en que podamos seguir sirviendo a los más pobres de nuestra querida Bolivia. Contamos con la sabiduría de Dios para este tiempo de espera y de búsqueda de alternativas a esta situación. Miramos con esperanza lo que venga pues sabemos que será buena noticia en la vida de las hermanas y de los ancianos del Asilo San Ramón.

Fraternalmente,

Junta Directiva Nacional
Conferencia Boliviana de Religiosas y Religiosos

Carta Pastoral 2017

pcp

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre