Martes 17 Julio 2018

Nos preocupa la justicia en el País

Tanto en el discurso inaugural, en el mensaje al pueblo de Dios, de la CIV Asamblea, como en las homilías, los obispos expresan la preocupación de la Iglesia, por la Justicia en el país.

Manifestaron que los esfuerzos por mejorar la justicia no han dado resultados, expresando así una necesidad de independencia de poderes, para que sea libre de lucro y de políticas partidistas; estando servicio de todos.

Mons. Oscar Aparicio, además, este domingo, remarcó que la justicia está afectando a nuestra sociedad: ”Nuestra sociedad plagada de violencia, plagada de divisiones, nuestra sociedad plagada de manipuleos de todo tipo, nuestra sociedad dispuesta a también quebrar y bajar a las personas. Nuestra sociedad, muchas veces, en confrontación tal, que se descalifica fácilmente a cualquier persona. O a veces saber que es más importante la política o lo que sea, o la ideología”.

Recordemos también las palabras de nuestros pastores, en la CIV Asamblea:

Discurso Inaugural

La justicia como valor fundamental de la convivencia social será otro de los temas para reflexionar y encontrar algunas orientaciones pastorales que nos permitan avanzar en el cambio estructural que necesita nuestro pueblo. Todos esperamos una justicia imparcial, ágil, libre e independiente. Hace falta superar la práctica de la justicia que responde a intereses económicos y políticos, una justicia politizada que manipula las leyes y los derechos personales y colectivos para absolutizar el poder.

Son insuficientes los esfuerzos por cambiar la administración de la justicia. Hace poco participamos de las elecciones judiciales y constatamos que el remedio es peor que la enfermedad, o al menos no soluciona la enfermedad. Si no hay independencia de poderes, seguiremos poniendo parches superficiales y no soluciones verdaderas. “A vino nuevo odres nuevos”, dice Jesús en el Evangelio. Únicamente, la justicia libre del lucro y de la política partidista estará al servicio de la dignidad de la persona y del bien común.

La realidad de las cárceles es un espacio de deshumanización y por supuesto signo de injusticia letal. Tantas expresiones de violencia a la dignidad de las personas: Hacinamiento, negociados, corrupción, retardación de procesos, muertes y falta de itinerarios de reinserción social.

Mensaje al Pueblo de Dios

Continúa nuestra misión para defender la vida y dignidad de toda persona frente a quienes la quieren rechazar desde sus comienzos o a quienes se arrogan el derecho de determinar su fenecimiento con la “eutanasia”.

Continúa nuestra misión para provocar la atención de la ciudadanía frente a una justicia manipulada y parcializada, frente a la situación degradante de los presos que no ayuda a su rehabilitación y reinserción en la sociedad. Continúa nuestra misión orientando a quienes creen en una sociedad más justa y digna para todos, a quienes asumen la democracia, los valores de la transparencia, de la pluralidad, del diálogo y consenso como camino para construir el bien común.

Continúa nuestra misión mirando y atendiendo con preocupación la situación de nuestros hermanos migrantes que salen de sus hogares en búsqueda de una vida más digna y esperanzadora, así como de los hermanos que llegan a nuestro país afectados por la pobreza y falta de un futuro mejor.

Carta Pastoral 2017

pcp

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre