Viernes 27 Abril 2018

Una experiencia de servicio solidario y de fe

Testimonios de solidaridad en favor de los damnificados. Una experiencia de servicio solidario y de fe.
P. Ivan Vargas, párroco la parroquia San Miguel de Tiquipaya, cuenta con tristeza y compasión la situación en que vivieron en estos días, las familias atingidas por los desastres naturales en este municipio.


“Hay que recalcar frente a esta situación, la actitud de la gente fue positiva, gestos de solidaridad y de generosidad. Mostrando espíritu cristiano de estar siempre atentos frente al sufrimiento. Son 10 OTBs que han sido afectadas por las mazamorra por el desprendimiento de la montaña que ha sucedido en la naciente del Rio Taquiña, en que prácticamente 50 casas han sido sepultadas y 100 casas afectadas.

La Parroquia es también un centro de acopio. En las primeras horas la Parroquia trabajo mancomunadamente con la Alcaldía socorriendo a los hermanos afectados por este desastre. La ayuda va continuar por días.” Otras informaciones vea el relato del Párroco en el canal católico CVC Cochabamba (https://youtu.be/LizoECMW1y0). P. Ivan agradeció a Mons. Oscar por la cercanía, y las ayudas recibidas de tantas instituciones católicas.

P. Edyl Villanueva que hasta ahora vicario parroquial de la parroquia San Miguel de Tiquipaya, compartió como se dio el trabajo con los jóvenes y otros voluntarios junto a las familias atingidas por las riadas en Tiquipaya.
“En ningún momento les hemos convocado, pero por la misma confianza que nos tienen, ellos se han acoplado para ayudar. Ya son varios grupos que están organizados, provenientes de los monaguillos, catequesis y jóvenes”.

P. Edyl dijo que el objetivo atender aquellas persona que todavía no han recibido ninguna ayuda. “Los encargados ya han hecho un recogido por las zonas más afectadas de Linde. Con base en las visitas realizadas estamos llevando la ayuda, sea en alimentos o ropas. No estamos dejando en un solo lugar, estamos llevando casa por casa”.

El sacerdote dirigió también un mensaje a los hermanos y hermanas que fueron atingidos por las lluvias. “Dios no nos ha abandonado, es verdad que la naturaleza a veces nos juega, pero Dios está presente en las manos de jóvenes, de adultos, de los voluntarios que quieren ayudar, dales un consuelo con cosas materiales y apoyo emocional. A final todos estamos en riesgo de sufrir con los desastres naturales”.

Hna. Margarita Montesinos - Hermana Tercera Franciscana, Misionera de la Inmaculada Concepción, trabaja en la Parroquia de Tiquipaya. Relata lo como realizan el trabajo de ayuda a los damnificados. “Hemos caminado por las comunidades atingidas llevando comida, agua, frutas que nos has llegado como donación de tantas personas. Es escalofriante ver la situación de tanta gente, duele el alma. Pero lo lindo es ver cómo la gente se ha brindado para cooperar con tanta gente que sufre”.

Fue una decisión de la Parroquia, llevar la ayuda directamente a las familias también el almuerzo y la cena preparada por el personal de la parroquia con la colaboración de voluntarios y voluntarias, sirviendo diariamente una porción de 220 platos, según nos informó la Sra. Cleta que es responsable por la cocina.

En la comunidad de Linde Norte, la Sra. Marta Salazar, vecina del lugar dijo que para la reconstrucción faltan materiales. “Alunas personas han perdido sus casas, muros y muebles. Una vez que pase todo eso, ellas van necesitar de ladrillos, cemento, muebles. Vemos que por aquí también están pasando pandillas que asaltan y se aprovechan de la situación. La ayuda es poca, pero las máquinas pesadas nos ayudaran mucho”.

En esta Zona de Difícil acceso, Caritas llego con agua, ropas y vituallas, concentrando parte de las donaciones en una casa vecina.
Carlos Has, mexicano uno de los vecinos de la zona que está colaborando dijo que los universitarios, religiosos, ONGs y otros grupos se sumaron con ayudas. “Es una pena que algunas personas que no han sido atingidas, están recibiendo botas, herramientas…, sacando de personas que si necesitan para moverse y limpiar sus casas. Nosotros vivimos aquí hace años que vivimos aquí y nunca nos ha pasado eso. Estamos unidos como vecinos. Con mi esposa, estamos rezando mucho para que las lluvias paren y que sigan llegando las ayudas”.

Hna. Jimena Morales, Hija de los Sagrados Corazones de Jesus y de María dijo que son muchos que están en situación de riesgo. “Una pareja de ancianitos han tenido que salir de su casa, ellos precisan de ayuda ahora y después, no tienen familiares. También el Centro de Niños con discapacidad aquí cerca, la mayoría está en sillas de ruedas, e necesitan pañales, aguas y alimentación. Pedimos oraciones por los más afectados” concluyó la religiosa.
Gualberto Ticona, uno de los responsables por coordinar este momento el servicio de Emergencia Caritas Cochabamba juntamente con la Delegada Episcopal de la Vicaria de Pastoral Social, Hna. María de los Ángeles González, dijo que es preciso ayudar con alegría.

“En principio me sentí muy preocupado, a quien vamos ayudar, porque todos pedían ayuda. Pero gracias a Dios hemos coordinado y llegado a las familias más necesitadas. Y eso me satisfaz el corazón, me siento muy contento de poder ayudar”. Emocionado el coordinador manifestó su compromiso de seguir con las ayudas. “ Hay que volver. Pero para volver necesitamos de la colaboración de la población, empresas, instituciones grandes. Que nos colaboren con herramientas de trabajo, botas. Es lo que nos pide la gente. Por favor seamos solidarios con los hermanos que fueron atingidas por las aguas y la mazamorra. Ayudemos a las familias que sufren en esta cuaresma. Caritas se pone a servicio para llevar las donaciones donde nadie está llegando”. Informó también que siguen llevando ayuda a los necesitados de la Parroquia de Vinto.

Gualberto concluyo diciendo que, este es uno de los servicios que Caritas realiza durante todo el año. Caritas es el brazo operativo de la caridad de la Iglesia Católica, en la Arquidiócesis de Cochabamba.

Carta Pastoral 2017

pcp

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre