Miércoles 12 Diciembre 2018

El domingo, primero de Cuaresma, fue posesionado como párroco de San Pio X el Pbro. Lázaro Torrico. Celebración que fue presidida por el Arzobispo de Cochabamba Mons. Oscar Aparicio.

En la homilía monseñor se refirió a las tentaciones que a toda persona llega a sufrir y muchas veces a caer, pero es la gracia de Dios que nos ayuda a levantarse. Tentaciones que se convierten en pecado y dañan a los demás, haciendo referencia a lo sucedido en Oruro, con los atentados. Expresó además que Dios envía cambios para bien, en relación al nuevo párroco. Invitó con ello a no caer en las tentaciones que la murmuración ni de interponer juicios negativos. Expresó que Jesucristo es quien guía la parroquia y que los sacerdotes y ministros son pasajeros. Que con Dios nada puede derrumbarse pues es su obra.

Video y texto de la Homilía de Mons. Oscar, 1° Domingo de Cuaresma

Hemos iniciado la Cuaresma con el Miércoles de Ceniza, hemos reconocido nuestra fragilidad. Se nos ha impuesto la ceniza como, el signo que nos dice: venimos del polvo y al polvo retornamos, pero en realidad nuestro destino no es en este mundo o en la tierra, más bien es en el cielo.

Por tanto, estamos hablando de un camino, cuaresma, 40 días, tiempo de gracia, tiempo bueno para nosotros, de conversión. De hecho la Palabra nos dice: El Reino de Dios está cerca, conviértanse y crean en el Evangelio. ¿Cuál es el Evangelio? La Buena Noticia de Jesús o de Dios ha llegado a nosotros y nos salva. Él está presente, es una realidad en medio de nosotros.

Y aunque tengamos a veces desánimos, soledad, tristezas, problemas, vemos tanta situación de muerte, por ejemplo esto abominable que ha ocurrido en Oruro es impresionante como puede pasar esto, también en medio nuestro, o la situación de tanto sufrimiento de los damnificados, a través de tanta lluvia que ha caído. En realidad todos estos problemas, toda esta situación que puede existir es propio del camino del ser humano, pero es aquí donde el Evangelio es anunciado.

En el Plan de Dios, en la mente de Dios, está que sus hijos y sus hijas vivan y vivan felices, y vivan eternamente. Vean que lo que estamos empezando en el camino cuaresma, es el anuncio de todo lo que viene en nuestra vida en este mundo también en la casa del Padre. Es bueno pensar en uno camino, que estamos caminando, somos peregrinos. Cuaresmalmente hemos iniciado este camino de preparación hacia la Pascua.

Es un tiempo bueno también de conversión, de mirar nuestra realidad, de fijarnos en algunos aspectos importantes, como el Papa nos recordaba, la oración, la penitencia y el ayuno. Todo esto nos tiene que ayudar a poner nuestra mirada, nuestra esperanza y nuestra vida en Dios. A descubrir a Jesucristo en los hermanos. Por eso es bueno este camino también para la comunidad.

De hecho la primera lectura que hemos escuchado de que habla, de la Alianza que Dios hace. La segunda lectura es la ratificación de aquello cumplido en Jesucristo nuestro Señor. El mismo Evangelio es propiamente volver a recalcar que Jesús o Dios, está siempre presente, y nos acompaña en nuestro camino. A tal punto que Él también pasa 40 días y 40 noches, a tal punto también que Él es tentado.

La realidad de la tentación es de todo ser humano, todos sufrimos las tentaciones, pequeñitas y grandes. En realidad si hoy se proclama este Evangelio general de las tentaciones, otros años mencionan las tres tentaciones, lo haremos en una próxima ocasión, el reflexionar sobre cada tentación. En realidad estas tentaciones son la síntesis de toda tentación humana.

Uno puede decir, pero esto de la tentación yo si la supero; hermanos, no siempre. La tentación de no venir esta mañana por que a lo mejor estaba riquita la cama existe, pero es fácil superarla. Es cuestión de ponerse un poquito de ánimo. Pero hay tentaciones que sí que cuestan, no siempre somos capaces de perdonar. No siempre somos capaces de darlo todo por el seguimiento a Jesús. En las relaciones humanas, no siempre estamos bien. En el seguimiento a Jesucristo Nuestro Señor, cuanta cosas nos cuesta, nosotros somos también constantemente tentados. Jesús que ha sido tentado, las supera estas tentaciones para muestra que también nos acompaña en el camino, y nos acompaña a superar estas tentaciones. Qué buen inicio de Cuaresma, entonces. Que bien que esta palabra se nos ha proclamado. Que bien que entremos en este camino de ayuno, de conversión, de penitencia de cambio y de solidaridad; hasta nos acompañan situaciones concretas en nuestro contexto para hacer un buen camino hacia la Pascua.

Pero que buena cosa también que hoy iniciamos un nuevo camino, con nuevo Párroco Tomemos en cuenta algunas cosas. Si Dios ha permitido que haya cambio de Párroco para ustedes, hay que tómalo con buen espíritu. Porque nadie se ha empeñado en hacer mal a la Parroquia Pio X. Ya han tenido ustedes la suerte de tener a Padre Dardi de párroco. Han tenido al padre polaquito, P. Adalberto, como 6 años. Ha venido el P. Enrique, y cuánto lo han querido, cuánto entusiasmo y cuanta energía, cuántos plantes, cuántos propósitos. Se ha enfermado, necesita atender su salud y eso produce un nuevo cambio. Nadie quería que el P. Enrique Bustamante esté solo dos años, pero eso ha acontecido.

Hay que evitar de caer en la tentación murmuración, hay que evitar en la tentación del menos menosprecio, hay que intentar de no caer en la tentación de decir nos han hecho mal, nos tienen un poquito de bronca, por eso hacen este tipo de cosas contra nosotros. Hay que tomarlo con buen espíritu, que ayuda a seguir caminando.

Hermanos hay una cosa fundamental: ¿Quién lleva la parroquia? ¿Quién conduce la Historia? Quien conduce nuestras vidas, ¿el párroco? Dios. ¿Quién es el capitán del navío? Dios. ¿Quién conduce como Buen Pastor esta Parroquia? Podemos decir con nombre y apellido: Jesucristo nuestro Señor el Buen Pastor. ¿Cuantos párrocos han pasado en los 53 años de Parroquia? Muchos. ¿Se ha caído la parroquia? ¿Quién la Conduce? Jesucristo.

La Parroquia es constituida por la comunidad o sea por ustedes. Los miembros de esta parroquia son esta gran familia de religiosos, religiosas, diáconos, monaguillo, catequista, ministrante, lectores, ministros de la Eucaristía etc. El pueblo de Dios se cambia, más bien permanece.

¿Qué es el párroco entonces? Es alguien que en representación de Dios acompaña y camina junto en esta comunidad. Muchos años puede estar el párroco, mejor. Pero si se cambia, fundamental es seguir a Jesucristo. Y ustedes que constituyan esta comunidad. Hoy están recibiendo a P. Lázaro, sacerdote de nuestra Arquidiócesis, que les acompañará como párroco, que será su servidor. Que junto a ustedes anunciará el evangelio. Y junto a ustedes camina en este desierto. Por eso el signo de la cuaresma es lindo

Hermanos míos, hermanas mías, entonces, con entusiasmo ya. Uno se le hace chuño el corazón cuando tiene que irse alguien, se encariña de los sacerdotes. Pero también los sacerdotes pueden ser pasajeros. Hay que permanecer como comunidad. Seguimos a Jesucristo nuestro Señor. Si en este tiempo P. Lázaro representara a Jesucristo, en nombre de Él recibirá los sacramentos, en nombre de Él anunciará el Evangelio. El en nombre de Jesús les conducirá y les guiará a ustedes, en buena hora. ¿Hasta cuándo? Yo no lo sé.

Párroco y comunidad son fundamentales. El párroco solito no hace nada, la comunidad solita sin cabeza no camina. Coraje entonces hermanos. Vamos entonces posesionar el párroco. Padre Lázaro esta es tu comunidad que de verdad, pueda no solo quererla pero de verdad, caminar como signo de Jesucristo y de la Iglesia en medio de tanta gente que necesita escuchar el evangelio.

Carta Pastoral 2017

pcp

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre