Martes 25 Septiembre 2018

La mañana de hoy, mediante la Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana, se dio a conocer el mensaje de los Obispos de Bolivia para vivir el tiempo de Cuaresma 2018.

En el mensaje expresan la alegría por la pronta canonización de la Beata Nazaria Ignacia. Así mismo invitan a vivir el tiempo cuaresmal con corazón abierto ante las necesidades de tantos hermanos que se vieron afectados por los desastres naurarles. También expresaron su preocupación por lo acontecido en la ciudad de Oruro, pidiendo que se pueda esclarecer prontamente los hechos.

“DIOS AMA AL QUE DA CON ALEGRÍA”(2 Cor 9,7)

La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana, al comenzar este tiempo de Cuaresma, se une a la alegría de toda la Iglesia en Bolivia por la pronta canonización de la Beata Nazaria Ignacia March Mesa.

Como es conocido, el 26 de enero pasado, el Santo Padre Francisco reconoció el milagro atribuido a su intercesión, que era necesario para reconocer su santidad. Nos encontramos a la espera de que anuncie la fecha y el lugar para la ceremonia de su canonización, pero es un hecho que la Madre Nazaria Ignacia será proclamada santa.

Es un acontecimiento de hondo significado para toda la Iglesia y, en particular, para la Iglesia en Bolivia. Ella pasa a ser un modelo de vida a seguir, no sólo ya para sus hijas, las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, que ella fundó, sino para toda la Iglesia Católica.

La Beata Nazaria Ignacia va a ser la primera Santa en Bolivia, ya que, aunque nació en España, realizó toda su obra misionera, fundó su congregación y vivió como santa en Bolivia, más particularmente en la ciudad de Oruro. Ella vivió y se desvivió por Bolivia y la eligió como el país en el que entregó su vida. La Beata Nazaria Ignacia nos ha dejado un ejemplo de vida entregada a la evangelización. Fue una apasionada por la misión, por la construcción de una Iglesia y una vida religiosa en salida, al estilo del Papa Francisco. En un momento histórico en que la Vida Religiosa desarrollaba su vida espiritual en el claustro, ella impulsó a sus hijas a bajar a la calle y encontrarse con la gente y anunciar el Evangelio, creando comedores para los pobres, casas de acogida para los huérfanos y, adelantándose a su tiempo, creó incluso el primer sindicato obrero femenino.

Los Obispos de Bolivia han impulsado desde el comienzo esta canonización ante las instancias correspondientes de la Santa Sede y han elegido a la Madre Nazaria Ignacia como modelo de Misionera en la preparación del V Congreso Americano Misionero, que se celebrará en el mes de julio en Santa Cruz.

Convencidos de la necesidad de contar en nuestra Iglesia con modelos de santidad como ella, sus reliquias y su enseñanza han acompañado la cruz misionera en los congresos misioneros jurisdiccionales, en el VII Congreso Misionero Nacional de Sucre y en todas las etapas de preparación del mismo.

Llamamos a toda la Iglesia en Bolivia a preparar este gran acontecimiento de la canonización de la Beata Nazaria Ignacia March conociendo mejor su vida y aprovechando su enseñanza.

También queremos animar a toda la iglesia en Bolivia a vivir una cuaresma solidaria. Sabemos de la difícil situación que están viviendo muchos hermanos nuestros ante las graves inundaciones que estamos sufriendo en diversas regiones del país. La cuaresma que iniciamos hoy es tiempo de limosna y solidaridad. Animamos a todas las parroquias e instituciones de Iglesia a organizar colectas de dinero, víveres, medicinas, ropa y todo lo necesario para aliviar la situación de nuestros hermanos, como ya han hecho algunas Iglesias Locales de Bolivia y la Iglesia de Alemania, a través de Adveniat. Toda la ayuda solidaria que podamos reunir la podemos canalizar a través de la Pastoral Social Cáritas de cada jurisdicción eclesial.

También elevamos oraciones por las víctimas y expresamos nuestra solidaridad con los familiares de los que han fallecido en las dos explosiones ocurridas en Oruro durante las fiestas de carnaval y llamamos a las autoridades a realizar una investigación efectiva y trasparente y a tomar medidas para evitar estos lamentables hechos.

La Cuaresma es el tiempo que nos prepara para la próxima celebración, dentro de cuarenta días, de la Pascua, que es fiesta de amor y entrega de Cristo por nosotros y, sobre todo, triunfo de la vida nueva sobre el pecado y la muerte. Porque “si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto” (Jn 12,24). Si somos solidarios, con la ayuda de Cristo, habrá una gran cosecha. Si entregamos nuestra vida como hizo la Beata Nazaria Ignacia habrá abundantes frutos. “Dios ama al que da con alegría”. (2 Cor 9,7) Él bendiga la generosidad de todos.

La Paz 14 de febrero del 2018
Secretaría General
Conferencia Episcopal Boliviana

Carta Pastoral 2017

pcp

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre