Jueves 21 Septiembre 2017

Mons. Oscar Aparicio, Arzobispo de la Arquidiócesis de Cochabamba, reza por los devotos de la Virgen de Urcupiña. Por eso hermanos desde aquí en este Santuario de la integración nacional, es un anuncio para todos nosotros que habitamos en Bolivia.

Es el lugar donde tantos miles y miles de peregrinos acuden no solo en estos días, sino en todos los días del año, para encontrar sosiego para encontrar paz, para encontrar este ánimo de tener las fuerzas suficientes y enfrentar también las adversidades.

Y la presencia de María que con toda sencillez, con toda maternidad y con toda ternura nos campaña. Pero es un anuncio doble, también de renovar nuestra fe. Sabiendo que ciertamente las adversidades que podemos tener, o las veces que podemos estar, en este mar encrespados; podemos estar contra corriente. O tantísimas veces, en situaciones personales que nos toca vivir, o de crisis, de soledad, o de desamparo aparente, el Señor no nos abandona. Y la presencia de la Virgen también es real. Queridos hermanos y hermanas, aunque existan estas adversidades en la vida, somos llamados también a seguir anunciando en lo cotidiano de nuestra vida, este mensaje de esperanza y de salvación. Lo bello es que con María, con Jesús también lo podemos hacer.

Les invito pues, que acojamos esta palabra. Que acojamos la presencia del Señor. Que dejemos que Él nos ame y que Él nos pueda auxiliar. Que nuestra fe se robustezca, que nuestra fe sea renovada. Que María, la maternidad suya renueve nuestras familias, renueve nuestro espíritu, renueve nuestra sociedad boliviana.

Que este sea el mayor de los grandes deseos, desde aquí, de este Santuario que hacemos llegar a todas las familias bolivianas y también aquellas que peregrinan a este Santuario. Que la Virgen nos acompañe y que el Señor Jesús siga siendo nuestra salvación.

El papa Francisco fue sorprendido ayer por decenas de bolivianos residentes en Roma (Italia), que acudieron al rezo dominical del Ángelus con banderas tricolor, música y trajes característicos del folklore nacional, y en pequeñas procesiones con la Virgen de Urkupiña y Copacabana. El grupo logró un saludo del Santo Padre.
“¡Vedo tante bandiere boliviane! (Veo tantas banderas bolivianas)”, manifestó en italiano el Pontífice al ver la cantidad de enseñas con los colores bolivianos flameando en la Plaza de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano.

Entonces habló en castellano para referirse a los connacionales. “Saludo cordialmente al grupo de bolivianos residentes en Italia, que han traído hasta aquí algunas de las imágenes de la Virgen más representativas de su país: la Virgen de Urkupiña, la Virgen de Copacabana y tantas otras. La semana que viene estaré en vuestra patria. Que nuestra Madre del cielo los proteja”, expresó Francisco. (La Razón 29 de junio de 2015)

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre

21291193 1578820515513689 1493237507 n

21269628 1578820512180356 456139167 n