Miércoles 26 Julio 2017

COMUNICADO PÚBLICO

“Les he dicho estas cosas para que tengan paz en mí. En el mundo tendrán tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo” Jn. 16, 33

La Iglesia en Cochabamba, ve con profundo dolor el hecho de violencia suscitado ayer miércoles 21 de junio de 2017, en la parroquia de Santa Mónica, contra el sacerdote César Alejandro D'arbelles Benavides y un joven que lo acompañaba.

Tras concluir la Eucaristía de las seis de la mañana, y luego de confesar a una señora. P Alejandro salió del templo parroquial. En exteriores, el señor Rodrigo Bustamante, vecino de la parroquia, arremetió con insultos usando términos xenofóbicos y personales, para luego propinar golpes y patadas contra del sacerdote y el joven que lo acompañaba. Ambos actuaron de forma pacífica sin responder a las agresiones.

Este hecho de intolerancia se suscitó a raíz de la homilía del sacerdote, donde habló a favor de la vida, en contra de cualquier ley que atente contra el don de Dios y el derecho que todos los ciudadanos tienen a expresarse y a vivir en libertad de consciencia.

Como Iglesia, peregrina en Cochabamba, repudiamos cualquier tipo de ataque violento a cualquier persona. Valoramos la libertad de expresión que en nuestro país se brinda, y pedimos que ésta se haga respetar.

Apreciamos la valentía de muchos hombres y mujeres, que como Padre Alejandro, dejaron su patria y familia, llegando a estas tierras para servir a sus hermanos, hasta entregar su vida por amor al Evangelio. Nos unimos en oración por ellos y pedimos conversión por quienes atenten contra la dignidad de misioneros o toda persona que defienda la vida.

Como Iglesia reafirmamos nuestra posición de defender el don de la vida y dignidad de toda persona, para no ser tratada como un simple objeto. En comunión con el Papa Francisco recordamos sus palabras en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium n. 123, en defensa de la vida de todo ser humano.

En Cochabamba, el pasado 2 de junio, en la Marcha por la Vida: Obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, laicos y personas de buena voluntad, expresamos el rechazo contra cualquier acción que atente contra la vida. Pedimos a nuestras autoridades escuchar la voz del pueblo, defender, valorar y respetar el trabajo que se realice por el bien de los más indefensos y necesitados.

Encomendamos la protección de Nuestra Mamita de Urcupiña, Patrona de la Integración.
“DECIMOS SÍ A LA VIDA, DON DE DIOS”

Cochabamba 22 de junio de 2017

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre