Martes 21 Noviembre 2017

Mons. Oscar Aparicio Céspedes Arzobispo de Cochabamba concova al pueblo de Dios para la defensa de la vida.

"¡La Paz del Señor Resucitado!

Junto a ustedes doy gracias a Dios por el Don de la Vida y al mismo tiempo quiero animarles a ser partícipes de la Gran MARCHA POR LA VIDA, convocada por la Plataforma Ciudadana por la Vida y la Familia, a realizarse el día viernes 2 de junio de 2017.

Pido a ustedes: Párrocos, Diáconos, Religiosos, Religiosas y Agentes de Pastoral, animar a la participación masiva y pacífica de los fieles de su Parroquia y sus Comunidades.
Que el Señor resucitado les impulse a valorar y defender el “DON DE LA VIDA".

En la Carta Encíclica EVANGELIUM VITAE DEL SUMO PONTÍFICE JUAN PABLO II , en el N°4,dice: "En la actualidad, todo esto provoca un cambio profundo en el modo de entender la vida y las relaciones entre los hombres. El hecho de que las legislaciones de muchos países, alejándose tal vez de los mismos principios fundamentales de sus Constituciones, hayan consentido no penar o incluso reconocer la plena legitimidad de estas prácticas contra la vida es, al mismo tiempo, un síntoma preocupante y causa no marginal de un grave deterioro moral.

Opciones, antes consideradas unánimemente como delictivas y rechazadas por el común sentido moral, llegan a ser poco a poco socialmente respetables.
La misma medicina, que por su vocación está ordenada a la defensa y cuidado de la vida humana, se presta cada vez más en algunos de sus sectores a realizar estos actos contra la persona, deformando así su rostro, contradiciéndose a sí misma y degradando la dignidad de quienes la ejercen.

En este contexto cultural y legal, incluso los graves problemas demográficos, sociales y familiares, que pesan sobre numerosos pueblos del mundo y exigen una atención responsable y activa por parte de las comunidades nacionales y de las internacionales, se encuentran expuestos a soluciones falsas e ilusorias, en contraste con la verdad y el bien de las personas y de las naciones.

El resultado al que se llega es dramático: si es muy grave y preocupante el fenómeno de la eliminación de tantas vidas humanas incipientes o próximas a su ocaso, no menos grave e inquietante es el hecho de que a la conciencia misma, casi oscurecida por condicionamientos tan grandes, le cueste cada vez más percibir la distinción entre el bien y el mal en lo referente al valor fundamental mismo de la vida humana.

Carta Pastoral 2017

pcp

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre

21291193 1578820515513689 1493237507 n

21269628 1578820512180356 456139167 n