Jueves 25 Mayo 2017

En la Centésima tercera Asamblea de los Obispos de Bolivia, tuvo inicio este jueves 27 de abril, en la casa Maurer, Cochabamba, en la sesión inaugural fue realizada la Condecoración “ Pro Ecclesia et Pontifice” del Papa Francisco al boliviano Don Vicente Quispe Chura en presencia de los obispos y con la compañía de su esposa Doña Francisca C. de Quispe.

Monseñor Ricardo Centellas, presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana dirigió unas palabras a Don Vicente. “Nos alegremos muchísimo, queremos transmitir nuestros agradecimiento por este esfuerzo de traducir al idioma Aymara estos libros litúrgicos. Es un gran apoyo y una gran colaboración a la vida de la Iglesia en Bolivia. Sobre todo para mostrar que estamos haciendo una evangelización inculturada. Quisiéramos que todas las lenguas que existen en nuestro país puedan celebrar nuestra fe en su idioma materno. Muchísimas felicidades por este aporte que hace a la Iglesia Católica boliviana, especialmente el mundo aymara, y que Dios le siga bendiciendo”.

P. Luis Palomera S.J. director del Centro Pastoral de Liturgia Aymara, destacó: “Don Vicente Quispe Chura se quedó muy sorprendido cuando le comunique que el Papa Francisco había reconocido su trabajo en favor de la liturgia Aymara y otorgado la condecoración “Pro Ecclesia et Pontifice”. Permítanme contextualizar el porqué de la condecoración: El Concilio Vaticano II determinó que los textos bíblicos litúrgicos de la Liturgia Romana, podían ser presentados en lengua vernácula, en acuerdo con la autoridad territorial competente y con la Santa Sede.
Durante más de 30 años Don Vicente trabajó en la traducción de los textos ‘El misal’, tres leccionarios para los ciclos dominicales, el Libro de salmos y los deuterocanónicos, tres volúmenes de celebraciones dominicales, tres volúmenes de rituales con todos los sacramentos y las exequias, el Libro Bendicional y un devocionario, textos aprobados por la Conferencia Episcopal Peruana y la Santa Sede. Y que puedan servir como una humilde contribución de parte de la Iglesia para los Aymaras de Bolivia y de Perú.
La parte que ha tenido Don Vicente en esta labor de la traducción y adaptación de la liturgia a la lengua Aymara es importantísima, si no, no se hubiera llegado a un resultado seguro y satisfactorio y calificado. ¡Jallalla Vicente!”.

Don Vicente Quispe Chura así se expresó: “Estimados pastores de la Iglesia Universal en Bolivia, estoy muy emocionado por estar aquí recibiendo esta condecoración. Un Aymara, nacido en las orilla del Lago Titikaka en la comunidad de Huatajata. Acepto la condecoración con devoción y la dedico a mi pueblo aymara, a las comunidades cristianas que cultivan su fe católica. También a los sacerdotes aymaras, párrocos, diáconos, catequistas y laicos comprometidos, porque ellos se esfuerzan para enseñar a los niños y jóvenes Aymara, a mi familia, mis hijos y a mi esposa”, complementó.

Agradezco a los obispos y al P. Luis Palomera. También a los equipos, boliviana y peruana, si este apoyo no serían posible estas traducciones. Solamente he podido realizar con fe del Dios de la vida y un mayor aprecio a la palabra de Dios”. Explicó que su mayor recompensa es ver el uso de esos libros, que ayudó a traducir, en las celebraciones litúrgicas en iglesias de Bolivia e incluso de Perú. Cuando veo que nuestros lectores, diáconos y catequistas usan los textos litúrgicos aymaras en las celebraciones dominicales siento de verdad que el esfuerzo realizado durante años y años valió la pena. Salgo fortalecido con las palabras de Filipense 2,11: que toda lengua proclame que Jesucristo es el Señor, concluyó.

Video destacado

Radio San Sebastián

El Santo Padre